Search
  • Isol

Cómo Detectar a un Narcisista

¿Hay alguna persona cercana que te hace sentir mal todo el tiempo o te hace la vida cuadritos y no tienes ni la más mínima idea de por qué? ¿Te preguntas frecuentemente por qué esa persona siempre te hace sentir mal o culpable o humillado? Te pasa que no importa lo que trates con esa persona, todo termina sintiéndose mal o al menos raro… Quizás hayas hasta llegado a pensar que es tu culpa y que deberías ser más comprensivo y tolerante, pero te tengo una sorpresa… Lo más probable es que estés lidiando con un narcisista.


Pero el problema más grande es que hasta que el narcisista no desarrolle inteligencia emocional, aprenda a manejar sus emociones y las de los demás… Hasta que no sea capaz de reconocer sus atributos y habilidades, sepa aceptar críticas sin que le dé un ataque, logre quererse y desarrollar su autoestima y tenga objetivos realistas, seguirá siendo un problema para las personas a su alrededor.


En este escrito resumo lo que a mi me parece que son las cualidades más sobresalientes de los narcisistas. Espero que esto te ayude a que puedas identificarlos y andar con cuidado o hasta distanciarte de ellos si es necesario, porque los narcisistas son seres extremadamente tóxicos.


Se creen mejores que todo el mundo


Los narcisistas se creen seres únicos, mejores que nadie; pero son tan inseguros que necesitan la constante admiración de todos para confirmarlo.


Creen que su existencia es tan extraordinaria y especial que es imposible relacionarse con cualquiera, por eso, siempre andan en busca de personas de su misma categoría. Muchos son prepotentes y altaneros y suelen tratar a los demás como si fueran inferiores y necesitaran de su ayuda o guía.


Irónicamente, los narcisistas están bien conscientes de todos sus defectos. La mayoría sabe que la mitad de las cualidades de las que se jactan no son ciertas y que la imagen que le venden a los demás es falsa. Ellos están bien claros de que por dentro no son lo que dicen ser y por eso necesitan exagerar sus capacidades y buscan la constante admiración y aprobación de los demás para poder seguir en su trono.


Lo más triste de esto es que en su afán por sobresalir y llamar la atención, exageran sus logros tanto, que se convierten en personas envidiosas y malamente competitivas. Quieren ser los únicos que logran triunfos en la vida y cuando alguien pone esto en peligro, el narcisista trata de empequeñecerlo comparándose, haciéndole comentarios despectivos o menospreciando sus méritos.


Otra cosa que los distingue es que piensan que sus experiencias son más valiosas que las de las otras personas y que son el ejemplo que todos deben seguir. Esto lo hacen con el pretexto de ayudar, pero lo cierto es, que solamente buscan una nueva manera de seguir siendo el centro de atención.


Esta es una de las razones por las cuales las relaciones sociales de ellos se deterioran tan frecuentemente y se ven en la necesidad de buscar gente nueva que los admire. El narcisista sabe esto, por eso se la pasa cambiando lo que dice para ver qué es lo que mejor le funciona para conseguir admiradores y tratar de evitar el rechazo.


Temen demostrar sus emociones


Si alguien cercano a un narcisista está pasando por un momento difícil y se lo cuenta, el narcisista va a buscar la manera de minimizar todo e inclusive de ignorarlo. Ahora, si son ellos los que no se encuentran bien, van a buscar la forma de que todo el mundo les brinde su apoyo. Esto pasa por que el narcisista está acostumbrado a ser el centro del universo en todas las relaciones que tiene y no logra desarrollar empatía. Un narcisista no es capaz de ponerse en los zapatos de otras personas.


Los narcisistas se sienten vulnerables, pero jamás lo van a demostrar. Son personas que necesitan ocultar sus defectos a como dé lugar y utilizan su inseguridad como una falsa fortaleza para protegerse de cualquiera que pudiera hacerles daño. Utilizarán técnicas como hablar mucho, cambiar constantemente de temas y menospreciar o criticar a los demás para no lucir débiles y ocultar su vulnerabilidad.


El narcisista no puede escuchar a los demás


El mundo de los narcisistas es bien pequeño y se limita a lo que ellos hacen y piensan. No escuchan a otras personas porque la realidad es que no les importa. La extrema sed de admiración que sienten los lleva a creer que todo en su vida es fuera de lo común. Ellos juran que su existencia es maravillosa, única y especial; y que por eso es que está plagada de logros y reconocimientos. En esa vida no hay espacio ni tiempo para escuchar lo que otro tenga que decir.


Los narcisistas son terribles compañeros en todos los sentidos ya que su falta de empatía los hace incapaces de responder a cualquier necesidad de los demás. Es fácil reconocer a un narcisista por esta cualidad, sólo expresa alguna preocupación, situación o circunstancia que tengas y vas a ver como la van a menospreciar y van a virar la tortilla nuevamente para que todo siga girando alrededor de ellos.


Lamentablemente, en las relaciones personales y sociales de los narcisistas reina la envidia. El narcisista siente envidia por los logros ajenos y está convencido de que es envidiado por los suyos. Si te toca tener a un narcisista cerca te vas a dar cuenta que, si tienen que hundirte, desvalorarte, menospreciarte, humillarte o lo que sea necesario para sobresalir, lo harán.


Usan a los demás para su beneficio


Los narcisistas catalogan a las personas en dos listas: las que les pueden servir para algo y las que no. Esto es normal para ellos porque está en su naturaleza aprovecharse de los demás, aunque traten de aparentar lo contrario.


El narcisista busca beneficios materiales y emocionales de las personas. Un beneficio material sería, por ejemplo, conectar con personas adineradas para sacarles provecho. Ejemplo de un beneficio emocional sería, buscar personas que los ayuden de cualquier manera a validar sus sentimientos de grandeza. Si observas bien, vas a notar cómo el narcisista trata de aparentar que está haciendo cosas buenas por los demás, pero al final todo se trata de ellos.


Los narcisistas poseen un talento admirable para controlar y dirigir a las personas o situaciones a su conveniencia. Son profesionales evitando que las cosa fluyan y logrando cambiarlas de dirección para que vayan a su favor. Siempre están listos para hacer cambiar de parecer al que trate de decir o hacer algo que no les guste, o que no les permita demostrar su grandeza frente a los demás.


Relacionarse con este tipo de personas al final solo trae problemas pues siempre se van a poner por encima de ti. Van a tratar todo el tiempo de rebajarte y menospreciarte y lograr que sirvas a sus propósitos.


Viven en una fantasía


Los narcisistas viven la mayor parte del tiempo fuera de la realidad. La visión fantasiosa que tienen de sus capacidades y virtudes los mantiene sumergidos en un mundo de fantasía y control sobre los demás. Fingen tanto, con la esperanza de lograr el éxito a toda costa, que su vida se convierte en una mentira para ellos mismos y para todos.


Para ser todo lo grandioso que un narcisista cree ser, se necesita tener una gran imaginación. Es típico de ellos buscar halagos con cosas que pasaron hace tiempo para que uno nunca lo pueda comprobar o mentir con frecuencia. Lo triste es que ellos se empiezan a creer todo esto y se convierte en la base de su realidad fantasiosa. Es esa realidad fantasiosa la que le venden al mundo.



Son adictos al control y más


A los narcisistas les encanta controlar todo. Esto lo hacen primero, para impedir que alguien pueda descubrir su inseguridad y baja autoestima y segundo, para manipular las situaciones.


Mucha gente cree que las redes sociales son terreno fértil para los narcisistas, pero esto no es totalmente cierto. Definitivamente son un lugar ideal para buscar elogios y hablar de sus logros y virtudes, pero a la misma vez, no tienen el control de la reacción de los demás y pueden perder el control. Por eso es normal ver a los narcisistas abandonar las redes sociales alegando que “no las aguantan” pero al poco rato vuelven. La realidad es que les causa mucho miedo no poder controlar la respuesta de los demás y que tienen cero tolerancia a la crítica y a la indiferencia


Es común que un narcisista recurra a adicciones para aplacar los sentimientos malos. Puede ser cualquier adicción, no solamente a las drogas. Se pueden volver adictos al sexo, a comprar, al juego, al deporte… La adicción del narcisista se relaciona más que nada con la necesidad que tienen de sentirse eufóricos todo el tiempo. La persona narcisista no puede aceptar que en su vida haya dolor o tristeza o que sencillamente se sienta apagado por que no esté pasando nada en especial.


El narcisista no se reconoce


Si leíste todo esto y te estás preguntando si serás tú un narcisista, te tengo buenas noticias. Lo más probable es que no lo seas. Un verdadero narcisista jamás se va a identificar con ninguno de estos rasgos. Ellos son el centro de atención porque se lo merecen, porque son lo más grande. Estas cualidades no tienen cabida en su mente, es absurdo para ellos tan siquiera considerarlas.


©2020 by Isol Fernández. Proudly created with Wix.com