Search
  • Isol

14 Maneras de Practicar el Estoicismo



Recientemente he estado muy interesada en esto del estoicismo, todo por un video que vi en YouTube. La realidad es que muchas de estas 14 maneras de practicar el estoicismo que menciono más adelante las conocía, y reconocía que son súper eficaces para mejorar nuestra persona y calidad de vida, pero no sabía que eran parte de la doctrina filosófica conocida como estoicimismo.


La curiosidad me he llevó a investigar y estudiar sobre está filosofía de vida y quiero compartirles parte de lo que he descubierto y que empecé a poner en práctica.


Antes de pasar a las 14 Maneras de Practicar el Estoicismo, voy a explicarlo brevemente.


El estoicismo es una doctrina filosófica que busca que el ser humano consiga la armonía espiritual a través de la virtud y la razón. Esto se consigue al lograr dominar las pasiones que obstaculizan la vida generando tanto placeres como dolores, que nos desenfocan de lo que en realidad es importante.

El ideal de los estoicos es alcanzar un estado mental que no permite que nada de lo que pasa en el mundo externo los perturbe.


Se dice que una persona estoica es capaz de permanecer tranquila bajo presión y consigue evitar los extremos emocionales. El estoico reconoce que no puede controlar las cosas que pasan, pero si puede controlar como reacciona a ellas.


El secreto está en seguir viendo al mundo como es, mientras trabaja en su automejora, autocontrol y el autodominio a través de las cuatro virtudes cardinales.


Estas virtudes cardinales son las siguientes:


Prudencia

Esta es la capacidad de enfrentarse a situaciones complejas de una manera lógica y tranquila.


Templanza

Se conoce como templanza la práctica del autocontrol y la moderación en todos los aspectos de la vida.


Justicia

La capacidad de tratar a los demás con imparcialidad.


Valentía

Enfrentar los desafíos de la vida con integridad y claridad.


El estoicismo fue fundado por Zenón de Citio alrededor del 334 a.C-260 a.C., esto después de haber perdido todas sus pertenencias en un naufragio.

Estatua de Zenon de Cito en su lugar de nacimiento, Larnaka, Chipre.

Puedes leer más sobre Zenón de Citio y el nacimiento del estoicismo en este enlace. También, al final este escrito, les dejaré a varios libros muy buenos sobre el estoicismo, por si a alguien le interesa leer un poco más.


Ahora pasemos a las 14 maneras en las que podemos poner en práctica el estoicismo en nuestras vidas.


14 Maneras de Practicar el Estoicismo


Acepta lo que no puedes cambiar

Este es el mensaje estoico por excelencia. Encárgate de lo que depende de ti solamente. Lo que no depende de ti, olvídalo, porque no puedes hacer nada. Suéltalo, déjalo ir, libéralo.


No te quejes. Quejarse es una gran pérdida de tiempo, primero, porque no resuelve nada y segundo, porque la queja constante te hace sentir mal. El que se queja todo el tiempo atrae situaciones y personas horribles a su vida. No te quejes.


Reconoce que tienes dos opciones ante las situaciones, aceptarlas o cambiarlas. Si no puedes cambiarla tienes que aceptarla y hacer con ella lo mejor que puedas.

No le temas a lo difícil

Este es otro principio básico del estoicismo. Las dificultades te hacen mejorar, no les temas.


Esforzarse y sacrificarse para vencer obstáculos es una manera de probarnos a nosotros mismos.


Nos hace mejorar, por que conocemos nuestras capacidades cuando las llevamos al límite.

Si buscas siempre lo mismo, lo cómodo lo fácil, nunca vas a mejorar.

Así que, de hoy en adelante, no le temas a lo difícil, enfréntalo y descubre de qué eres capaz.

No pierdas el tiempo

Todas las cosas materiales de la vida las podemos perder y recuperar, pero no el tiempo. El tiempo pasa y no es en vano. Otra realidad es que no sabemos cuan corta o larga será nuestra vida.


No hacer nada con nuestro tiempo es desperdiciar la vida, y el estoicismo es enemigo de la vagancia.

Vive en armonía con la naturaleza

Somos parte de la naturaleza y debemos vivir en armonía con ella. Negar la propia naturaleza o querer hace cosas que no son naturales al ser humano, solo te va a traer problemas.


La naturaleza es sabia, y todo funciona como debe ser. El ser humano no debe interrumpir o interferir en esto.


En vez de ir en contra de las leyes naturales, acéptalas, fluye con ellas. Es nuestra responsabilidad comportarnos con respeto hacia la naturaleza y todo lo que ella comprende.

Acepta lo que te ha tocado vivir

Todos nacemos en algún lugar, con circunstancias diferentes y así debemos aceptarlo. Debemos aceptar nuestra raza, circunstancias, sexo, cuerpo. Lo que sea que nos haya tocado en esta vida debemos hacerlo nuestro y abrazarlo.


Acepta tu papel en esta vida y siéntete orgulloso de ser quien eres siempre. Haz lo mejor que puedas para cumplir tu rol, sin caer en el conformismo. Si hay algo que puedes cambiar o mejorar, adelante. Si no, haz lo mejor que puedas.


Nunca niegues tu esencia. Nunca te avergüences de ti mismo ni pretendas cosas que no son, esto es sinónimo de una baja autoestima.


Amate, acéptate, apruébate.

Busca la felicidad dentro de ti

Si tu felicidad depende de cosas o situaciones externas, está jugando tú mismo con tus sentimientos. Si tu felicidad depende de lo que piensen, hagan, o digan otras personas, vivirás lleno de decepciones.


El poder sobre tu felicidad lo debe tener una sola persona: tú.


El estoicismo nos invita a tener total control de nuestros sentimientos. No permitas que tu felicidad dependa de nada exterior como bienes materiales, situaciones o personas.


Tu felicidad tiene que depender de ti, de tus actos, de tus pensamientos. En fin, no pongas tu felicidad en las manos de cosas que no puedes controlar, encárgate tú de ser feliz.

Agradece lo que te ofrece la vida

No depender de cosas externas no significa que tengamos que despreciarlas. Debemos amar, atesorar y disfrutar de las cosas que tenemos sin aferrarnos a ellas.


Debemos estar conscientes de que lo único consistente es el cambio y de que todas esas cosas en algún momento pueden desaparecer y estaremos listos para soltarlas y dejarlas ir.


Disfruta de cada momento

El estoico vive en el presente porque sabe que lo único que tiene es aquí y ahora.

Entiende que el pasado ya no está, y que el futuro es incierto. Por eso, solo se ocupa del presente. Se ocupa de aprovecharlo, agradecerlo y vivirlo bien, siempre de una manera sostenible a largo plazo.


Sostenible significa que no vas a gastar todo tu dinero hoy porque el futuro es incierto, por ejemplo. Tampoco vas a hacer cosas que te pudieran traer malas consecuencias. Lo que sí vas a hacer, es poner toda tu energía en hacer de el momento presente el mejor, siempre.


Vive con propósito

El estoico se propone lograr metas y vive con objetivo. No vive por vivir.


Una persona estoica tiene aspiraciones porque quiere que su vida valga la pena.

Sus acciones van a ir dirigidas hacia esa meta, por eso sus actos tienen valor y significado.


Estas metas no tienen que ser grandísimas, pero deben ser siempre útiles. Puede ser algo sencillo como lograr hacer ejercicios para mejorar tu salud o cualquier cosa importante para ti.


Cuando establezcas tu o tus metas, asegúrate de que tus acciones vayan dirigidas a acercarte a ese objetivo.

Ocúpate de lo importante y lo mejor para ti

Existen miles de formas de perder el tiempo, y una de ellas es con nuestros pensamientos. Por ejemplo, cada vez que dedicamos el tiempo a preocuparnos por lo que piensen los demás, o tratemos de aparentar lo que no somos, estamos desperdiciando nuestro tiempo y energías.


El estoico sabe controlar los pensamientos, identifica cuando no está pensando correctamente y vuelve a enfocarse en cosas útiles.


Cuando te des cuenta de que estás perdiendo el tiempo con pensamientos inútiles, cámbialos rápidamente por pensamientos positivos que te motiven, que te hagan sentir bien.


A veces hacemos cosas de manera automática, si darnos cuenta de cómo nos afectan. Esto puede ser desde ver las noticias en la televisión hasta enfrascarse en una pelea en las redes sociales.


Debemos empezar a identificar estas cosas que hacemos en automático y que nos afectan, para poder eliminarlas. Tenemos tantas opciones de cosas que podemos hacer y debemos asegurarnos de dedicarle nuestro tiempo a las mejores.


Pregúntate siempre si lo que estás haciendo o pensando vale la pena.

Haz cosas que te den miedo

Trata de hacer eso que te da miedo. Trata hasta que lo logres y cuando lo logres vas a ver que no era tan malo nada. Así es con todo en la vida.

Lo bueno de exponernos al miedo es que nos hace fuertes, y nos ayuda a darnos cuenta de que pase lo que pase, no hay mucho que temer. La mayor parte de nuestro miedo es inventado por nuestra mente.


Atrévete, hazlo como todo un estoico, y verás que eres mucho más fuerte y valiente de lo que crees.

No andes con perdedores

Siempre adoptamos cosas de las personas con las que nos codeamos. Es por eso importante andar con personas de las que podamos aprender cosas buenas que aporten a nuestra vida.


Fíjate cómo, cuando hablas con una persona negativa empiezas a sentir la

negatividad, pues de igual manera, cuando estás con personas positivas y alegres así te vas a sentir, positivo y alegre.


Escoge a tu gente. Júntate con personas que te inspiren y enriquezcan.


“Evita a los perdedores y los desdichados”. Esta es la ley #10 de Las 48 Leyes del Poder de Robert Greene.


Reconoce la fragilidad de la vida

Los estoicos tienen claro que la vida es corta y que en cualquier momento puede terminar porque en cualquier momento podemos morir.


Por eso, se dedican a aprovecharla y a hacer que el tiempo valga. Se enfocan en aumentar la virtud y mejorar sus cualidades. Se proponen alcanzar logros y vencer dificultades.


Cuando reconocemos que la vida es corta, entendemos lo importante que es dedicarnos a hacer que el tiempo valga.

Sé cada día mejor

Proponte cada día ser mejor que el día anterior. Si mejoras, aunque sea un poco cada día, con el tiempo el total acumulado será inmenso.


No tienen que ser cosas grandes u obvias, pero sí cosas importantes para ti, que te ayuden a ser mejor.


El estoicismo es una filosofía de mejora continua y cada nuevo día tienes la oportunidad de superarte en algo. Hazlo, no importa lo que decidas mejorar, grande o pequeño, mucho o poco, solo hazlo un hábito diario.


Con esto terminamos las 14 formas de practicar el estoicismo. Espero que les haya gustado y que les sirva para ser cada día mejores personas, como lo manda el mismo estoicismo.


-Isol


Libros

Algunos de los enlaces en este sitio web son enlaces de afiliados de los cuales pudiera recibir una pequeña comisión por la venta de ciertos artículos.  Esto no afecta el precio del artículo, el precio siempre será el mismo para usted.





©2020 by Isol Fernández. Proudly created with Wix.com