Cómo descifrar la lista de ingredientes en nuestros productos para el cuidado de la piel (Sin perder la cabeza)

Hace dos semanas terminé mi crema para el cuerpo del momento —no soy muy leal en este departamento— y decidí experimentar con aceite de coco.

Por dos semanas usé solamente aceite de coco en mi piel. Lamentablemente, los resultados no fueron buenos para mí.

Al principio no noté nada, al cabo de unos cinco días noté que mi piel estaba más reseca y al final del experimento estaba totalmente reseca. ¡En mis brazos se marcaban líneas que jamás había visto!  

Y no se equivoquen, me gusta el aceite de coco, pienso que es un hidratante espectacular, pero me funciona solamente en el pelo.  Yo he probado cuanto “deep conditioning treatment” hay y no he encontrado nada que me hidrate el pelo mejor que el aceite de coco.

Lo uso antes del shampoo, sale fácil —no hay que restregarse el pelo 15 veces para que se vaya— huele rico, en fin, ya no invierto en tratamientos para el pelo.  Y cuando quiero darle un boost lo mezclo con aceite de oliva y es una cosa espectacular. Pero, lamentablemente, en la piel del cuerpo no me funcionó.
 
Inmediatamente decidí salir a buscar una crema para el cuerpo y —por primera vez— me puse a leer los ingredientes de las que me interesaban.  Quedé espantada cuando leí tanta cosa que yo no podía ni entender que eran. Entre ellas: aluminio, dimethicone, mehtylparaben y carbomer…


Silk'n Not Shaven

Al final, escogí una —la situación de mi piel era urgente— pero decidí aprender a leer los ingredientes en los productos para de ahora en adelante poder hacer una mejor elección.
Esto no es fácil, para que sepan. Llevo varios días leyendo, buscando buenas referencias pues sabemos que no se puede creer todo lo que se lee por ahí, y esto es lo que descubrí.

Primero: Nunca debemos escoger un producto basándonos en el marketing

¿Sabías que cosas como “hipoalergénico”, “probado por dermatólogos”, “para pieles maduras”, “para pieles sensitivas” y muchas más, no están reguladas?

¿Qué quiero decir?  Que, básicamente, el vendedor del producto puede poner lo que sea en la etiqueta. 

Aquí te tengo dos ejemplos:

1. La FDA dice que no hay nada, ni un estándar a seguir, cuando alguien pone en la etiqueta de un producto “hipoalergénico”.

2. Si un producto dice “dermatology tested”, sí quizás fue probado, pero… ¿Dónde está el resultado? ¿Para qué fue probado? ¿Qué dermatólogo lo probó? ¿Fue uno que está pagado por la compañía?

En fin, el marketing no es nada de confiar.  En este artículo de Paula’s Choice te dan mucha información sobre todo esto del marketing.

Por eso las compañías invierten tanto en mercadeo, porque la gente compra los productos basándose en lo cool que son, en si están de moda, en si una revista los recomienda —claro que lo van a recomendar—si les están pagando.

Segundo:  Nos vamos a enfocar en los primeros cinco ingredientes

La lista de ingredientes en nuestros productos es EXTENSA.  Pero hay algo que si está regulado y es que las compañías tienen que mencionar los productos en el orden de importancia, o sea,los productos están en orden de concentración de mayor o menor.  Esto significa que el 80% del producto está compuesto de los primeros cinco ingredientes.

Podemos verificar los primeros ocho o 10 para irnos a la segura, pero con que verifiquemos los primeros cinco está bien.




Tercero: Investigar qué son esos ingredientes

Aquí necesitamos un poco de ayuda pues en la mayoría de los casos los nombres de los ingredientes están escritos de acuerdo a la INCI (International Nomenclature of Cosmetic Ingredients).  Esto es un sistema estandarizado de nombres que incluye términos científicos, en Latin y en inglés.

Podemos usar este diccionario para descifrar los ingredientes.

Cuarto: Evitar ingredientes que puedan ser un problema

¿Qué ingredientes pueden ser problemáticos?

Aquí una lista de los más comunes y por qué.

Fragancias artificiales

Las fragancias son la causa mayor de irritaciones en la piel y un nombre que se usa para no mencionar algunos químicos y ftalatos —estos han sido relacionados con desbalances hormonales.

Cuidado con los productos que dicen “fragrance free” pues usualmente significa que han añadido más químicos para tapar el olor.

Palabras para identificar la presencia de perfumes: “fragrance” y “parfum”.

Sulfatos

Los sulfatos no son otra cosa que detergentes y pueden ser tan fuertes como para eliminar los aceites naturales de la piel y afectar su barrera protectora.
Yo uso casi todo libre de sulfato.  Al menos en la cara y el pelo.  Tengo que conseguir algo para el cuerpo. Con el pelo, me ha dado trabajo acostumbrarme, pero mi pelo me lo está agradeciendo.

Podemos darnos cuenta de que algo tiene sulfatos cuando vemos ingredientes que terminan en sodium lauryl sulfate, sodium laureth sulfate, ammonium lauryl sulfate, etc.

Siliconas

Las siliconas son un filler barato que se le añade a los productos.  Como explico en este artículo, forman una barrera sobre la piel que interfiere con el proceso natural de esta, agranda los poros y atrapa todo lo que se pueda recoger del ambiente. Con el uso prolongado, causan acné y deshidratación.

Los podemos identificar buscando ingredientes que terminen en "-cone," "-siloxane" or "-conol."

Aceites Minerales

Quedé horrorizada cuando leí que es una forma de kerosene sin olor… Estos aceites, derivados del petróleo tienen también un efecto oclusivo en la piel que puede afectar el regeneramiento de las células, causar resequedad y acné, entre otras cosas.
 
¿Cómo podemos identificarlos? Buscando esto en los ingredientes: petrolatum, liquid petroleum, paraffin oil or paraffinum liquidum.

Aceites Poliinsaturadas o PUFAS

25% Off Banner for Bluetooth Diffuser + 16 Essential Oils Set Uff! Este ingrediente para mi es un NO NO. Este tema es bastante complicado, pero lo voy a explicar lo más sencillo que yo pueda.

Los PUFAS son grasas no saturadas y tienen una composición molecular inestable ya que les falta un átomo de hidrógeno. Esto hace que se oxiden rápidamente y lo convierte en un punto focal de atracción para los radicales libres.  

En este enlace explican todo esto bien a profundidad, pero ya yo había escrito antes sobre los radicales libres y como estos aceleran el proceso de envejecimiento.

Parabenos

Los parabenos son compuestos químicos bastante utilizados en los cosméticos. Se usan mucho porque son baratos y se necesita poca cantidad para que cumplan su función como preservativos. Ayudan a eliminar bacterias y conservar los productos que usamos a diario.

Pero, se sospecha que pueden alterar el equilibrio hormonal del organismo.  Los parabenos simulan al estrógeno y como imitan las hormonas naturales pueden causar disrupción y alterar el equilibrio hormonal.

Los podemos evitar identificando los ingredientes que terminan en -paraben.

Formol o Formaldehído

Yo leo estas palabras y pienso en cadáveres embalsamados.  Y sí, este ingrediente se encuentra en nuestros productos de belleza, del cuidado del cabello, para limpiar el hogar y en algunas cosas en nuestra casa. 

Se “cuela” en nuestros productos del cuidado de la piel y el hogar a través de ingredientes que sueltan formol cuando son utilizados.

artnaturals Anti-Aging Serum Set
Si te has hecho un tratamiento de queratina has visto como la estilista usa una máscara.  ¿No? Eso es porque el producto que se usa tiene formol y puede causar cáncer. 

¿Por qué lo ponen en nuestros productos? Por que es otro preservativo económico. Hace que los productos duren más.  

Estos ingredientes pueden causar reacciones alérgicas, disrupciones endocrinas y hasta cáncer.

¿Cómo identificarlos?  La EWG (Environmental Working Group) recomienda evitar productos que contengan: DMDM hydantoin, Imidazolidinyl urea, Diazolidinyl urea, Quaternium-15, Bronopol (2-bromo-2-nitropropane-1,3-diol), 5-Bromo-5-nitro-1,3-dioxane Hydroxymethylglycinate.

Conclusión

Ahora ya tenemos una idea de como revisar los ingredientes en nuestros productos y estamos preparados para hacer una mejor elección.

También podemos ehcarle un ojo a los productos que ya tenemos en casa y si hay alguno que contiene ingredientes que no nos convienen reemplazarlo cuando se termine.

Esta investigación me ha servido de mucho pues siempre que trataba de leer una lista de ingredientes me daba por vencida o en la misma tienda empezaba a buscar en el internet y leía tantas cosas diferentes que terminaba rindiéndome. Espero que sea de utilidad también para ustedes.

Las fotos son de la crema de cuerpo que escogí, no está mal, pero creo que para la próxima voy a poder hacer una mejor selección. 

El diccionario que se usa en este artículo para identificar los ingredientes es cortesía de  http://www.cosdna.com/

Comentarios

Entradas populares